Marcos Morán, el chef que ha llevado la fabada a Bruselas

Marcos Morán, el chef que ha llevado la fabada a Bruselas

Marcos Morán, el chef que ha  llevado la fabada a Bruselas

Es posible degustar en Londres una fabada o comer arroz negro cerca del Palacio Real de Bruselas. Marcos Morán es la quinta generación de chefs del restaurante asturiano Casa Gerardo, mientras comparte fogones con su padre en Prendes, también quiere conquistar los paladares europeos. Además es el director gastronómico de Hispania, por ahora con un local en Londres de casi mil metros cuadrados y dos espacios en el Hotel NH Collection Brussels Grand Sablon. Morán explica: “Nuestra filosofía es mostrar la gastronomía española más allá de las tapas y dar relevancia a los productos españoles”.

El chef realmente quiere seguir las recetas tradicionales: “Si un plato no funciona, se quita. No voy a hacer cocina española adaptada a otros gustos. Creo que eso es parte del éxito. Los clientes comen como si estuvieran en España, pero en la España moderna, no la de los años sesenta”, explica. Morán sabe que los europeos conocen a Quique Dacosta o Andoni Luis Aduriz, también sabe que conocen el sabor auténtico de los platos tradicionales. Por eso garantiza sabores auténticos a sus comensales, productos que vienen de España en camión una vez por semana.

Hispania empezó en 2012 cuando se alió con un grupo de empresarios asturianos, en 2013 ya se lanzó el primer restaurante en Londres. El local es un espacio amplio en el que hay barra y mesas para comer a precios razonables (la fabada cuesta 9,50 libras), y además se puede comprar aceite de oliva o jamón ibérico cortado a cuchillo. En el año 2016 instalaban en el hotel belga  restaurado de la cadena NH The Brasserie (con menús desde 25 euros). Meses más tarde Hispania se abría puertas en el mismo hotel El Impasse del Sablon, un espacio más formal y reducido.

Pero no solo ha llevado cultura española a Londres y Bruselas. En sus viajes de los últimos cinco años, Marcos Morán dice haber aprendido mucho, entre otras cosas, de los beneficios de unos horarios menos extensos que los españoles. El restaurante de Londres, por ejemplo, cierra los fines de semana y El Impasse del Sablon no sienta a un comensal más tarde de las 22.15. El chef planea seguir creciendo en el resto de Europa, siempre con la mente puesta en que lo importante es que se coma bien y en un espacio confortable. “No queremos ser una franquicia, sino crear negocios sostenibles y una manera de exponer la gastronomía española en otros países”.

Fuente: https://elviajero.elpais.com/elviajero/2018/04/19/actualidad/1524128051_974529.html

Gastronomialocal

Comentarios cerrados.