El vino, una bebida con muchas historias

El vino, una bebida con muchas historias

El vino, una bebida con muchas historias

La mayoría sabe que el vino es una bebida alcohólica, con un sabor único que se extrae de la uva a través de un proceso natural de fermentación. Lo hay bancos, rosados, tintos…

Es cierto que no hace falta saber mucho más para poder apreciarlo y disfrutarlo, pero, el vino es un mundo, y cuánto más se sabe de él, mayor es el placer al saborearlo.

Muchos son los que aún no han descubierto la gran esencia que el vino tiene y la historia que trae detrás, su origen y evolución. Aunque en realidad, ¿cuál es la cierta?

El origen

Se cree que el origen del vino data en el año 5000 a.C, ya que en el año 1986 se encontró una vasija del período Neolítico que contenía restos de la crianza del vino. Pero lo cierto es que existen muchas versiones en la historia en relación al vino, a cuál más distinta de la anterior.

Por ejemplo, si nos remontamos al antiguo Egipto, existen datos que insinúan que fue el rey mítico Osiris el que plantó la primera vid (o cepa o parra) en la ciudad de Thyrsa y que posteriormente elaboró el primer vino del mundo.

Sin  embargo, la mitología griega atribuye este hecho a su dios Dionisio, y los romanos al mismo aunque denominado Baco, al que por ello nombraron dios de la vendimia y el vino.

Otra versión histórica es la judeocristiana, que atribuye el hallazgo del vino a Noé. En el capítulo 9 del Génesis se escribió que al salir del Arca tras el diluvio universal, encontró unas viñas y se alimentó de ellas hasta la embriaguez.

Por otro lado, en el libro de los Proverbios el profeta Ezequiel dice algunas palabras en relación al vino y asegura que la vid fue creada por Dios.

Es por ello, que teniendo en cuenta todas las versiones y lugares en los que se declaró el origen del vino, y los que no sabremos, desde hace muchos, muchos años había vinos de prestigio y de consumo popular muy distintos.

Algunos ejemplos son el vino chipriota bebido con incienso, el vino dulce ilioston extraído de uvas expuestas al sol durante tres días, el vino especiado de Libia (vinum conditum), el vino Meushan de uvas dulces ahumadas, el vino griego oinomele de miel y pimienta o los vinos mezclados con agua hervida y bálsamo.

De cualquiera de las maneras, es indudable que el vino es un producto variado, con antecedentes que hacen ricas sus variedades y propiedades por lo que en la actualidad podemos encontrar un vino agradable para cada paladar y momento ¿No creéis?

 

 

Anaïs Gracia: fotos de Pixabay

Gastronomialocal

Comentarios cerrados.